La enfermedad renal crónica (ERC) es un trastorno en el cual los riñones pierden gradualmente su capacidad de filtrar los desechos y el exceso de líquidos del cuerpo. A medida que la función renal disminuye, los desechos tóxicos y los líquidos se acumulan en el cuerpo, lo cual puede causar problemas graves de salud. La ERC es una enfermedad progresiva y puede llevar a una falla renal completa si no se trata adecuadamente.

La ERC puede ser causada por una variedad de condiciones, incluyendo diabetes e hipertensión. La diabetes es una de las principales causas de ERC, ya que el exceso de azúcar en la sangre puede dañar los vasos sanguíneos que llevan sangre a los riñones. La hipertensión también puede causar daño renal, ya que la presión arterial alta puede aumentar la presión en los vasos sanguíneos que llevan sangre a los riñones. Además, algunas enfermedades genéticas, como la poliquistosis renal, pueden aumentar el riesgo de ERC.

Los síntomas de la ERC pueden variar según el grado de daño renal. En las etapas iniciales de la enfermedad, puede no haber síntomas aparentes. A medida que la enfermedad avanza, los síntomas pueden incluir cansancio, hinchazón, problemas de piel, y cambios en el hábito de orinar. Algunas personas con ERC pueden experimentar dolores de cabeza, presión arterial alta, y náuseas. En etapas avanzadas de la ERC, puede haber insuficiencia renal, lo que puede causar falla renal y la necesidad de tratamientos especiales, como la diálisis o el trasplante renal.

El tratamiento de la ERC puede incluir cambios en la dieta, medicamentos, y en casos avanzados, diálisis o trasplante renal. Los cambios en la dieta pueden incluir limitar el consumo de proteínas, sodio, potasio y fósforo. Los medicamentos pueden incluir medicamentos para controlar la presión arterial, para controlar la diabetes y para evitar que los riñones se dañen aún más.

La diálisis es un tratamiento que se utiliza en casos avanzados de ERC para ayudar a eliminar los desechos tóxicos y el exceso de líquidos del cuerpo. La diálisis se realiza mediante una máquina que filtra la sangre, ayudando a filtrar las toxinas extra en el cuerpo y mejora la calidad de vida de los pacientes.

Qué causa la ERC

La enfermedad renal crónica (ERC) puede ser causada por una variedad de condiciones, incluyendo diabetes e hipertensión. La diabetes es una de las principales causas de ERC, ya que el exceso de azúcar en la sangre puede dañar los vasos sanguíneos que llevan sangre a los riñones. La hipertensión también puede causar daño renal, ya que la presión arterial alta puede aumentar la presión en los vasos sanguíneos que llevan sangre a los riñones. Además, algunas enfermedades genéticas, como la poliquistosis renal, pueden aumentar el riesgo de ERC. Otras causas pueden incluir enfermedad de la arteria renal, glomerulonefritis, infecciones renales, nefritis intersticial, nefropatía por medicaamientos, entre otras.